Nuestros principios básicos

TRANSPARENCIA, ACCESO A LA INFORMACIÓN Y PARTICIPACIÓN EN LA TOMA DE DECISIONES

Debe ser una aspiración de los hermanos que la administración de la Hermandad sea clara para todos ellos, se trate del asunto del que se trate. Para ello se debe instaurar la transparencia exhaustiva en la gestión de la misma. Así mismo debe ser una aspiración conseguir una mayor participación de los hermanos, cuantitativa y cualitativa. Se debe aspirar a que el máximo número de hermanos posibles, de acuerdo con sus posibilidades, contribuyan a las decisiones en la Hermandad. Y todo ello persiguiendo siempre que se lleve a cabo en un ambiente de total y absoluto respeto entre los Hermanos de Zamarrilla.

A.- TRANSPARENCIA.-

Los hermanos tienen derecho a conocer la verdad sobre la gestión de la Hermandad: su coste, la identidad de quienes lo dirigen, la posibilidad de que exista en ellos colisión de intereses, así como la calidad de aquello que resulta siendo gestionado. Estar en una Junta de Gobierno, supone un acto de caridad respecto a los hermanos y debe suponer estar a su servicio.

Los hermanos deberán disponer con facilidad y en un lenguaje claro de la información, lo más completa y exacta, sobre los aspectos en los que tengan algún interés legítimo. Es preciso hacer públicos los objetivos, con información completa y revisada sobre los resultados obtenidos.

La transparencia supone la eliminación de la discriminación, dado que ello pondrá en valor que el acceso a los servicios por parte de los hermanos con independencia de quien sea el hermano.

Supone a su vez accesibilidad en la gestión de los servicios, pues debe ser sobre todo útil a los hermanos, por encima del interés personal, lo que implica establecer unas condiciones flexibles para el conocimiento de sus asuntos venciendo así las posibles distancias.

La transparencia irá acompañada de la posibilidad de realizar sugerencias y reclamaciones cuando los servicios no vayan correctamente, pues como mínimo los hermanos han de tener derecho a una explicación razonable y razonada y, en su caso si procede, a una disculpa. Es necesario un procedimiento de gestión de las reclamaciones bien difundido, accesible y diligente para fomentar la eficiencia en la resolución de cualquier situación.

La implementación de la transparencia supondrá:

  1. El cumplimiento de lo que se conoce como buen gobierno.
  2. La responsabilidad y diligencia de los gestores de la Hermandad debe ser la base sobre la que se debe apoyar el principio de transparencia y con ello evitar la duda, la sospecha y la desconfianza.
  3. Establecimiento de un código ético, como uno de los instrumentos más relevantes. Recogiéndose en él los principios éticos que han de presidir el comportamiento de todos los miembros de la Junta de Gobierno, teniendo una especial importancia las causas de incompatibilidad para poder tomar decisiones en aquellos asuntos en los que pueda existir conflicto de intereses. El código ético debe ser de obligado conocimiento y respeto para todos los integrantes de la gestión de la Hermandad y su incumplimiento deberá ser comunicado a la correspondiente comisión encargada dentro de la nueva estructura de velar por su cumplimiento.
  4. Establecimiento de canales de comunicación de posibles incumplimientos de las normas internas de la Hermandad y/o de las normas legales. Una de las principales herramientas para prevenir las decisiones y prácticas arbitrarias que lesionen los recursos de todos los hermanos, es que la implantación de un adecuado canal a través del cual comunicar cualquier hecho anómalo y que pueda permitir las pertinentes medidas de investigación y corrección. Dichos canales de denuncia deben permitir que cualquier hermano pueda trasladar esa situación anómala de forma reglamentaria, con garantías de confidencialidad y de respeto.
  5. Buscar la transparencia a la hora de disponer de los recursos económicos, especialmente a la hora de contratar cualquier servicio para la hermandad, de tal modo que los resultados de la gestión de los mismos muestren que se realiza conforme a los principios de legalidad, objetividad, imparcialidad, eficacia y eficiencia.
  6. Los cargos para el cortejo procesional deben ser nombrados con total transparencia, a través de una serie de criterios reglados, procedimiento para llegar a los puestos y la duración al frente de los mismos.

B.- ACCESO A LA INFORMACIÓN.-

Una de las principales quejas de los hermanos en los últimos tiempos ha sido la escasez y la dificultad para acceder a la información en los hechos relevantes que han acaecido en nuestra Hermandad.

Es por ello que es necesario fomentar dentro de la Hermandad el espíritu de puertas abiertas y de diligencia a la hora de resolver cuestiones informativas hacia los hermanos. Los hermanos deben sentir la tranquilidad y la seguridad de que el equipo gestor de nuestra cofradía está trasladando de forma clara, transparente y a tiempo la información al principal capital que dispone: las personas que forman la Hermandad.

Para ello, será necesario crear, mejorar y dinamizar las vías de acceso a la información mediante los medios existentes y estudiar nuevas formas de llegar al hermano.

C.- PARTICIPACIÓN EN LA TOMA DE DECISIONES DE LA HERMANDAD. ACERCAMIENTO DEL GOBIERNO DE LA HERMANDAD A LOS HERMANOS.-

Nuestra Hermandad debe estar fundamentada en la cercanía a sus hermanos y permitir que ésta crezca tanto cuantitativa como cualitativamente; permitiéndoles participar de una forma más directa en el gobierno y toma de decisiones. Por ello el gobierno de la Hermandad es el que debe acercarse a sus hermanos y no al revés. Para poder hacer realidad este propósito hay que entender que los órganos de gobierno están al servicio de los hermanos y que éstos tienen que sentir su cercanía.

Abrir los grupos de trabajo que puedan crearse a hermanos ajenos a los órganos de gobierno permitirá que ideas nuevas y frescas puedan aparecer en escena y ser tenidas en cuenta, así como aportar puntos de vista diferentes que permitan enriquecer el resultado final de dichos grupos de trabajo.

Una forma de poder crear equipos de trabajo más efectivos y eficientes es fomentar el conocimiento de la realidad de cada hermano, ya que tener informado en el censo de hermanos la información profesional, siempre con carácter voluntario para los hermanos que así lo deseen, permitirá que la Hermandad pueda disponer de determinados perfiles de hermanos con conocimientos técnicos en diversas materias a los que pudiera acudir para formar partes de órganos consultivos, grupos de trabajo o comisiones contribuyan para un mayor acierto y consenso a la hora de tomar decisiones.

Otro de los medios de permitir el acceso a la toma de decisiones es mediante la convocatoria del Cabildo General de Hermanos, pero de una forma mucho más dinámica, clara y concisa de modo que el ritmo del cabildo invite a los hermanos a participar en él.

Es necesaria la restauración en la práctica del Consejo de la Hermandad, el cual ha sido prácticamente ignorado por parte de los órganos de gobierno durante estos pasados cuatro años. Nuestra hermandad no puede permitirse ignorar un órgano consultivo y todo aquello que las personas que lo formen pueden aportar desinteresadamente a facilitar el gobierno de la Hermandad y para tomar decisiones más acertadas.